EP02 Peloponeso 04 El caldo negro. El secreto de las abdominales espartanas

El caldo negro

Abdominales de leyenda. Aviso para navegantes. Hace falta algo más que comer acelgas para conseguirlas…

Los soldados espartanos eran duros, aguerridos y unas bestias pardas. Parte de la culpa la tenía su dieta. Su plato estrella era el Caldo Negro. Os contamos la receta. Hacedla en casa y probadla si tenéis lo que hay que tener. Si luego os entran ganas de destruir Atenas es cosa vuestra.

http://www.ivoox.com/ep02-peloponeso-04-el-caldo-negro-el-secreto_md_4141120_wp_1.mp3″

Ir a descargar

¿Sois más de la dieta Dukan, de la dieta de la calabaza zíngara o de la dieta disociada del boquerón?
No contestéis porque no es importante. El Punto sobre la Historia recomienda una alimentación equilibrada y no meter los dedos en los enchufes.
Y dicho esto, repasemos un aspecto asqueroso de la época de la Guerra del Peloponeso entre Atenas y Esparta: Vais a conocer el “caldo negro”, la comida habitual entre las filas de los soldados espartanos.
Ya sabéis que los espartanos son esos tipos duros, recios y de pocas palabras que dominaban la parte suroeste de la península griega. Esos chulos de barrio cabreados y siempre jurando en arameo, si supieran arameo. Juraban en griego, las cosas como son.
Una de las razones por las que estaban siempre de mala baba era “el caldo negro”.
La vida del soldado espartano se forjaba en la disciplina, la resistencia y la frugalidad. Antes de la batalla, “caldo negro”. Después de la batalla, “caldo negro”.
La receta era un guiso que incluía sangre, vísceras y vino. Una comida llena de proteínas y energía, que era exactamente lo que necesitaban, pero de gourmet, lo que se dice de gourmet… poco.
Ah, como emulsificante que evitara la coagulación de la sangre al cocer, usaban un producto que añadía un poco de más alegría al plato:
Vinagre.
Un hombre de “síbaris”, un finolis de la ciudad que ha originado el término “sibarita”, probó el caldo negro y dijo que entendía por qué los espartanos estaban tan dispuestos a morir.
Una respuesta apropiada la dio un espartano cuando dijo que para apreciar el caldo negro había que haber luchado y haberse bañado desnudo en las frías aguas del río Eurotas.
¿Veis lo que dije antes de que eran hombres de pocas palabras? Discútele esto si tienes… (aquí iría una palabra en arameo)
Afortunadamente no tuvieron un Chef que les propusiera el “caldo negro deconstruído”, porque ese lumbreras hubiera ido al pilón.
Nos metemos mucho con el caldo negro pero una cosa os voy a decir: ¡los espartanos ganaron! Es como el fútbol. El resultado… siempre manda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada por El Punto sobre la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: