EP02 Peloponeso 07 Lisístrata. La sartén por el mango

Lisístrata

Lisístrata liándola parda. Un país en guerra. Y una solución drástica para terminarla. Cerrar las piernas…

Aristófanes, un pedazo de autor teatral, escribió “Lisístrata” con la intención de parodiar de un plumazo el belicismo de su época y la eterna guerra de sexos. Las mujeres de Grecia amenazan a los hombres de privarles de sexo hasta que se dejen de batallitas. El sexo. Un arma para acabar con todas las guerras…

http://www.ivoox.com/ep02-peloponeso-07-lisistrata-la-sarten-el_md_4141117_wp_1.mp3″

Ir a descargar

Si pensabais que la parodia y la crítica social a través del humor la inventó el Divino Maestro Gila estáis equivocados.

Para hacerla sólo se necesitan tres cosas: Una realidad que criticar, personas inteligentes y creativas que ideen como y un entorno social que lo permita.

Esto último es importante. Podéis hacer humor ácido en regímenes como el de Corea del Norte, pero seguramente acabaréis devorados por perros hambrientos. Y eso pues no sé si compensa, la verdad.

En la Atenas del siglo V antes de Cristo se daban las tres condiciones favorables. Una cierta democracia permitía válvulas de expresión y crítica como el Teatro. ¿Y cuál es la herramienta de crítica y de libertad masiva? El humor. Siempre. Pensemos de nuevo en esos regímenes totalitarios y observad esto: A menos libertad menos humor. Para esos mamones, el humor y la comedia son entendidas siempre como el enemigo.

Aristófanes fue un genio de la comedia en aquella impresionante Atenas envuelta en la Guerra del Peloponeso. Todo era guerra. Sangre, carestía, sudor y lágrimas. Y Aristófenes se cascó una obra maestra que ponía las cosas en su sitio.

Lisístrata. La premisa de la obra es muy sencilla. Las mujeres griegas, hartas de guerra y hartas de que los hombres se pasen la vida en campaña,  deciden plantarse, y a lo grande, lanzando un órdago a los hombres.

“U os dejáis de batallitas o se acabó la cosa del fornicio con nosotras”

Huelga de piernas cerradas, podríamos decir.

Las reacciones no se hacen esperar. Por una parte desde el interior del lado femenino hay muchas que confiesan no poder resistir la tentación. Sus chicos vuelven de la batalla todo sudados, rudos y deseosos de disfrutar de sus esposas. La feromonas a flor de piel. Muchas flaquean pero Lisístrata las convence y se mantienen firmes.

Por cierto, nadie menciona las cientos de violaciones que los soldados han hecho como botín de sus conquistas, para qué vamos a sacar el tema.

¿Cómo reaccionan los hombres ante el plante de sus mujeres? Pues eso… no hace falta que lo explique. Como verracos.

Finalmente, una embajada de espartanos se reúne con las mujeres y aceptan detener la guerra. No se puede ir a la batalla con una erección, es incómodo para colocar el escudo. Y no estás a lo que hay que estar.

Así llega la paz Grecia. Y por fin todos acaban fo…mentando el entendimiento y la coexistencia, no sé si me explico.

No se puede explicar mejor la realidad de su tiempo. Aristófanes, viejo amigo, tío, de verdad. No se puede hacer mejor.

En el Punto sobre la Historia estamos muy a favor de la paz y de echar un buen po…co de ironía a la actualidad. Eso SIEMPRE es necesario. Lo de la ironía digo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada por El Punto sobre la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: