EP02 Peloponeso 11 El laconismo. Pocas palabras bastan

laconismo

En las bocas espartanas no entraban moscas. Tampoco salían palabras de más de 2 sílabas. Economía llevada hasta el extremo.

El origen de la expresión “lacónico” también es griego. Pocas palabras. Esta presentación igual. Escuchar. AHORA.

http://www.ivoox.com/ep02-peloponeso-11-el-laconismo-pocas-palabras-bastan_md_4141113_wp_1.mp3″

Ir a descargar

¿Qué entendemos por una persona “lacónica”? os preguntáis cada mañana con la mirada perdida en el infinito horizonte…

Vamos a aclararlo porque para eso está El punto sobre la historia.

Lacónica” no es esa amiga vuestra en forma de cono. Y además sería muy feo que la llamarais así. Debería daros vergüenza.

Una persona “lacónica” es aquella que se expresa con pocas palabas, con economía de gestos diríamos hoy.

El origen de esta expresión se remonta a la Grecia arcáica. Los habitantes de una región llamada “lacedemonia” tenían fama de ser gentes adustas, de gesto severo y poco inclinadas a las expansiones y a la tontería.

¿Os suena de algo quienes pueden ser?

Un jamón de jabugo para la chica aquella del fondo que ha acertado.

Efectivamente, los lacónicos eran los espartanos. Más prestos a expresarse con la espada que con la palabra. Por eso han pasado a la historia tan pocos humoristas espartanos.

Un ejemplo sacado de textos clásicos. Una ciudad de lacedemonia se hallaba sitiada por sus enemigos., El embajador de los sitiadores se reunió con los sitiados para ofrecerles una salida honrosa. El embajador no hacía más que repetir “Si entramos en vuestra ciudad mataremos a vuestra familias” “Si entramos en vuestra ciudad no quedará piedra sobre piedra”, “Si entramos en vuestra ciudad arderá hasta quedar borrada de la faz de la Tierra”

El tipo lacónico sólo escuchaba. Cuando le llegó el momento de replicar sólo dijo dos palabras:

“Si entráis”.

¿Se puede tener más cuajo? La verdad es que esos tipos eran admirables. No les invitaría a una fiesta, pero molaban.

El Punto sobre la Historia reivindica claramente el laconismo en ciertas ocasiones.

¡No me digáis que no vendría bien en los agradecimientos de la Gala de los Goya!

Acabamos esta lacónica pieza con una lacónica despedida.

“Chau, pescau”

Anuncios
Esta entrada fue publicada por El Punto sobre la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: