EP BR 04 ¿Qué mujer NO se acostó con Lope de Vega?

PicMonkey CollageNuestro gran Lope. Siempre admirado por su talento literario. Entre obra y obra fue uno de los tipos más sexualmente activos del hemisferio occidental. Os contamos los detalle. 

Sí. Los detalles.

http://www.ivoox.com/que-mujer-no-se-acosto-lope-de_md_4311819_wp_1.mp3″

Ir a descargar

Vamos a establecer unas comparaciones, que en este caso NO serán odiosas, ya veréis…

William Shakespeare, os sonará de algo, escribió 36 obras dramáticas. Moliere no llegó a 50. Ambos escribieron con una calidad indiscutible.

Bien, preparaos para gritar “España, España”. Estos blandengues son unos pasmaos ante la figura de nuestro Lope de Vega. Que se cascó más de 1.500 obras dramáticas y unos 3.000 sonetos. A pelo. Ah, y no creáis que la cantidad afectaba a la calidad. Lope es uno de los grandes autores no sólo del siglo de Oro español. Sino de la literatura universal.

Ya durante su vida, las gentes decían “es de Lope”. Eso bastaba. Era el sello. La Estrella Michelín de la literatura.

Pero yo no he venido aquí para hablar de su libro, como diría el gran Paco Umbral. Lope de Vega sacó tiempo, no sé sabe de dónde, para ser el mayor pichabrava del hemisferio occidental.

Su amigo don Miguel de Cervantes lo llamó “Monstruo de la Naturaleza”. Y no se refería solo a su literatura. No sé si me explico.

Hagamos un breve repaso por momentos entretenidos de su azarosa vida.

  1. Lope vuelve algo magullado de su expedición militar de las Azores, ya sabéis esa compatibilidad del uso de la pluma y el uso de la espada tan frecuente entre nuestros autores del siglo de oro. Es ahora amante de Elena de Osorio, esposa de otro autor teatral llamado Calderón. No, no es Calderón de la Barca, que ya os veo venir.

La pasión de ambos escandaliza a Madrid hasta que por fin se plantea una demanda contra Lope por cuenta de poemas contra la familia de la Dama.

Lope es condenado a “cuatro años de destierro de esta Corte, y cinco leguas (no le quebrante, so pena de serle doblado) y en dos años de destierro del reino, y no le quebrante, so pena de muerte”

Tiene 10 días para abandonar el Reino. Arrastrando su pena, sale de la cárcel con rumbo a lo desconocido. La pena le dura exactamente unas horas porque se encuentra con una zagala de buena familia llamada Isabel de Urbina. Y ambos se fugan juntos.

Es un disparate, porque además de romper su pena de destierro, a efectos penales, ahora está acusado también de secuestro, por mucho que fuera “consentido” por Doña Isabel.

Lope no tiene más remedio que alistarse en la Armada Invencible.

¡Y a nosotros nos parece una aventura bajar los plásticos al su contenedor…! Bien, seguimos.

De una manera u otra pasan los años de destierro de Madrid, que ha ocupado con gran satisfacción dedicado al fornicio indiscriminado. En 1595 oootro pleito por amancebamiento con Antonia Trillo, actriz de gran renombre y mejores pechos, a los que sustituye rápidamente por los pechos de Juana de Guardo, mujer de buenas carnes, aunque sólo fuera porque su padre era el abastecedor de carne a la Corte de Felipe II.

Esto no impedía que visitara con regularidad la ciudad de Toledo, para pasear junto al Tajo y darle al tajo con las numerosas amantes que tenía repartidas por la ciudad, entre ellas Micaela de Luján, señora de buen ver y mejor planta con la tuvo un pequeño resbalón que tuvo como consecuencia 5 hijos 5.

  1. Lope, algo ajado ya por el trajín, y apenado por tragedias personales, como la muerte de su hijo Lope Félix, aventurero como su padre en una expedición militar en Isla Margarita en Venezuela, se plantea convertirse en sacerdote

Un hombre de extremos, como veis. Pero siempre coherente. El propio Lope comenta la intensidad de su vida con estas palabras:

“Yo he nacido en dos extremos, que son amar y aborrecer; no he tenido medio jamás… Yo estoy perdido, si en mi vida lo estuve, por alma y cuerpo de mujer, y Dios sabe con qué sentimiento mío, porque no sé cómo ha de ser ni durar esto, ni vivir sin gozarlo…”

Comienza su fase de vida entregada al sacerdocio.

Bueno… estooo… tampoco es eso. Entre novena y novena practicaba un deporte llamado “amor al prójimo extreme” con Marta de Nevares, mujer de honda raigambre cristiana, y que también, al decir de las gentes, estaba como un queso.

Aquí viene una pequeña ironía del destino. Una hija de ambos, Antonia Clara fue “secuestrada” entre comillas, por un jovenzuelo. Exactamente lo que el propio Lope había hecho años antes. Y para que la cosa tenga más gracia, el jovenzuelo se apellidaba Tenorio.

  1. A Lope ya empiezan ya a dolerle las cosas.

Se va a Valencia a visitar a un hijo suyo franciscano. En cuanto llega se lía a intercambiar flujos con una joven comedianta llamada Lucía Salcedo, apodada “la loca”. Jamás sabremos cuántos de estos pequeños rollos de dos noches tuvo don Lope. Posiblemente cientos.

Podríamos hacer tres programas especiales con la vida sexual de este hombretón, pero creo que ya os habéis hecho una idea de su inconmensurable talento

En El Punto sobre la Historia somos muy fans, que queréis que os diga.

Lope podría haber sido un gran personaje de alguna de sus grandes obras.

Terminamos con el final de uno de sus más conocidos sonetos acerca del amor.
“creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó…lo sabe”

Toma ya, chaval.

Anuncios
Esta entrada fue publicada por El Punto sobre la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: