EP06 II Guerra Mundial. 06 Más chulo que un ocho. El ingobernable Mariscal Tito.

titoCuando se habla de la Segunda Guerra Mundial se habla poco de Yugoslavia y de la figura del Mariscal Tito. El hombre que se atrevió a toserle en las barbas al mismísimo Stalin. May Rodríguez nos cuenta su desconocida historia como su hubiera estado allí.

http://www.ivoox.com/ep-06-lo-no-sabiais-sobre-la_md_4461064_wp_1.mp3″

Ir a descargar

Yugoslavia, 1945

EL 9 de mayo de 1945, el mundo despierta de la larga pesadilla de la II guerra mundial, atrás quedan millones de muertos, campos de batalla asolados hasta el horizonte, y las sombras alargadas como cipreses de las ruinas de ciudades. El mundo comienza a despertar de la larga  pesadilla de la sangre, para caer despierto en la pesadilla del hambre y el caos de la postguerra.

Millones de personas, despiertas y perdidas en un mundo asolado desde las costas de Asia hasta el corazón de Europa, millones de personas deambulando por ruinas, que habían perdido la libertad y la independencia de sus propias vidas, y van tomando conciencia de que no recuperaran esa libertad, nunca más. Solo les queda la ausencia de aquellos que no vivieron para ver la derrota de las potencias del Eje, solas, despiertas, y prisioneros del nuevo orden que viene.

Los grandes vencedores no se miden por países, se miden por modelos políticos. El liberalismo capitalista y el socialismo real han acabado con el Fascismo, el nacional socialismo y el Imperialismo japonés. ¿Y ahora qué?

Comienza la etapa del New Deal, esa estrategia americana, que siempre hemos creído que se traducía como, nuevo negocio o nuevo asunto, pero que en realidad, parece que se trata de un tecnicismo de tahúres del póker, que quiere decir, nueva mano, quien tenga dinero para seguir apostando, que siga, los demás, están fuera de la partida. Y solo quedan dos jugadores para esta última mano. Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El resto de jugadores solo podrán mirar la última mano por la hegemonía del mundo, una mano dura y a cara de perro que aún durará décadas. Millones de personas despertaron de la pesadilla de una guerra caliente y ardiente, para caer en otra, fría y calculadora.

El tapete verde, lleno de agujeros y quemazones de colillas era Europa. Y las fichas, países. Y Los ases en la manga de los últimos tahúres, las nuevas armas nucleares.

El contra avance soviético, había recuperado todos los territorios perdidos, y había liberado del fascismo a países títeres del Eje como Hungría y Rumanía, más Polonia, Prusia Oriental, Checoslovaquia y todo el Este de Alemania. Y pensaba guardar esas fichas para la nueva mano a toda costa. Igual que el contra avance Capitalista había liberado el Norte de África, Sicilia, Italia, Francia y el resto de Alemania.

La historia siempre nos la cuentan los que ganan, así quedaba repartido el mundo. Pero en el Punto sobre la Historia nos gustan esas historias de la historia que a veces, pasan más desapercibidas. Casi nadie se acuerda ya, de que en un rincón de la Europa del Este, un rincón que según Wiston Churchil, produce más historia de la que puede asumir. La gente, se había negado a ser una ficha más.

Cuando las tropas del ejército rojo avanzaban liberando países y ruinas, llegaron a ese punto del mapa donde años atrás todo había comenzado. El ejército soviético estaba acostumbrado a encontrar al enemigo siempre un paso más adelante. Pero cuando llegó a Yugoslavia, se encontró a otro ejército rojo, el ejército del mariscal Tito, que les dio las gracias por su interés, pero que podía seguir su marcha hacia el oeste, que allí, ya estaba todo liberado.

Efectivamente, Yugoslavia, los eslavos del sur, habían ganado su propia guerra. Fueron los únicos en toda la guerra que ganaron su libertad solos. Yugoslavia había nacido por si sola. Y el parto había sido largo y doloroso. Tuvieron apoyo material de los enemigos del Eje, si, por supuesto. Pero la batalla la dieron ellos, y la ganaron ellos. Stalin no encontró la excusa para ocupar un país socialista, allí no había nada que liberar del fascismo.

Croacia, Serbia, Bosnia, Eslovenia, Macedonia y Montenegro, fueron ocupadas por Italia primero y por Alemania después. Y allí, muy lejos del frente Oriental, los partisanos de Josif Broz Tito, vendieron muy cara su piel. Tan cara que Alemania perdió en el empeño varias divisiones, y a Italia le daban escalofríos con solo oír hablar de los Balcanes.

Solemos recordar la guerra de los partisanos de Tito como una guerra de guerrillas convencional. Con un grupo de partisanos echados al monte con un fusil y una manta, atacando y replegándose, hostigando al enemigo y huyendo. Nada más lejos de la realidad. La guerra de Tito fue mucho más. Y su ejército, mucho más que guerrilleros. En Yugoslavia se dio una guerra táctica de movimientos de grandes cuerpos militares, que controlaban extensas partes del territorio. Una guerra de estrategia y batallas frontales. Como la Batalla del Rio Neredva, donde Tito y su ejército burlaron a dos divisiones alemanas, un cuerpo de ejército Italiano y a sus aliados, ustachas croatas y Chetnick serbios. 150.000 hombres para acabar con 20.000, y aunque las fuerzas del mariscal Tito sufrieron grandes pérdidas, la batalla, tácticamente la ganaron los soldados de Tito.

Cuando recordemos el final de la II guerra mundial, y el comienzo de la guerra fría, recordemos también que no solo quedaron dos jugadores en la mesa. Recordemos que Yugoslavia se salió de la partida por la tangente. Y que poco después, sería Yugoslavia la que impulsaría la creación del Movimiento de Países no Alineados. Aquellos que se negaron a ser fichas del pacto de Varsovia o de la alianza de la OTAN.

Yugoslavia fue el único ejemplo de toda la guerra de un país que conservó su independencia, y al fin y al cabo, era por su independencia por la que estaban luchando, y fueron los únicos que la lograron en el campo de batalla. Allá van las columnas de Tito, haciendo más historia de la que pudieron digerir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada por El Punto sobre la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: